October 11th, 2013

Beneficios de comer sano

Beneficios de comer sano Todos los especialistas en medicina y nutrición, en estética, en deportes y hasta en medicinas alternativas recomiendan llevar una dieta saludable. La idea de “somos lo que comemos” no es un mito, ya que los alimentos que vamos ingiriendo se transforman en parte de nosotros evidenciándose en nuestra figura, en nuestro pelo, en nuestra piel y en nuestra salud orgánica y psicológica. Los beneficios de comer sano son infinitos, pero sólo basta con enumerar los más importantes para generar un cambio de conciencia.

Quizá lo más importante es comenzar definiendo a qué nos referimos con alimentarnos de manera saludable, ya que suele ser asociado con comer escasas porciones, con ingerir sólo frutas y verduras y con dejar de lado los placeres de la gastronomía. Por el contrario, los beneficios de comer sano se hacen notorios cuando optamos por la variedad, por la incorporación de nuevos alimentos a nuestras dietas y por comer con mayor frecuencia que la comúnmente establecida por día. Las frutas y las verduras son muy sanas, pero también son necesarias las proteínas, los hidratos de carbono y aquellos nutrientes que no se encuentran en estas. Ninguna persona estará sana si desayuna con una fruta y almuerza y cena con una ensalada, sólo se mantendrá delgada, lo cual no es sinónimo de salud. Es preciso romper con este tipo de creencias porque es la única forma de llevar una dieta rica, completa y beneficiosa.

Los beneficios de comer sano podrían resumirse en los siguientes:

  • Las personas que comen sano tienen mayor energía para realizar sus actividades cotidianas.
  • Comer sano ayuda a la concentración y a la memoria.
  • Una persona que está bien nutrida se siente bien anímicamente.
  • Las comidas sanas purifican el organismo y la mente.
  • Alimentarse bien es sinónimo de estar bien: se nota inmediatamente en la piel, en el cabello y en las uñas y al * poco tiempo comienza a notarse en el estado físico.
  • Al estar bien alimentadas, las personas tienen las herramientas necesarias para incorporar a sus rutinas caminatas o paseos en bicicleta, además de la práctica de algún deporte.
  • Las personas que optan por una alimentación saludable se enferman menos, ya que los nutrientes actúan como barreras ante los virus y bacterias.

Los beneficios de comer sano se intensifican con la realización de actividad física, con la toma de al menos dos litros de agua diarios y con el despojo de malos hábitos que perjudican la salud diariamente. Otra acción interesante es asegurarnos de que los alimentos no están contaminados con productos químicos que pueden dañar nuestra salud, por ejemplo, cultivando nuestros propios vegetales -o comprándolos directamente en huertas familiares- y elaborando personalmente las comidas que ingeriremos.

¡Una vez que empieces a comer sano notarás casi instantáneamente sus beneficios y querrás mantener ese estilo de vida para siempre!